TÉ VERDE

Planta del té (Camellia sinensis).
El té verde es un tipo de té que no ha sufrido una oxidación durante su procesado, a diferencia del té negro, ya que las hojas se recogen frescas y después de someterse a la torrefacción, se prensan, enrollan, trituran y finalmente se secan. El té verde supone entre una cuarta y una quinta parte del total de té producido mundialmente. Los principales países productores de té verde son China, Japón y Vietnam.
Se dice que el té verde limpia el alma, puesto que contiene menor cantidad de cafeína que el negro. La combinación de cafeína y catechina se encargan ante todo de la excitación de la mente y no del sistema circulatorio.
El té verde contiene vitaminas A, B, B12 y C e importantes minerales como potasio, calcio o floruro, al igual que antioxidantes en cantidades grandes. Estos fortalecen el sistema inmunológico y pueden ayudar al cuerpo a protegerse en caso de virus o infecciones.
Para su preparación correcta se deja enfriar el agua después de hervir hasta unos 60 a 90°C. Por cada litro de agua se emplean por lo general de 3 a 5 cucharadas de té. El tiempo de infusión dura de 2 a 4 minutos. En el caso del té verde la infusión puede repetirse varias veces, pero las hojas no deben dejarse secar.
Precio indicado por cada 100 g de producto.

Mostrando 1–10 de 12 resultados